MALOS TRATOS A MAYORES

Entendemos por malos tratos a mayores aquellos comportamientos que producen sufrimiento y malestar a las personas mayores, tanto por parte de los/as cuidadores/as particulares como de las instituciones que tienen a su cargo a estas personas. Al igual que en los casos de malos tratos infantiles y a mujeres, encontramos que existen diferentes tipos de malos tratos:

- Abuso físico: Consiste en pegar, empujar, atar las manos y/o los pies e inmovilizar completamente a la persona mayor.
- Abuso psicológico: Comportamientos que conllevan insultos, agresiones verbales, intimidaciones, amenazas de institucionalización, aislamiento y chantaje emocional.
- Abuso económico: Amenazarles y/o hacer uso abusivo y sin su consentimiento de los bienes materiales y económicos de los que dispone la persona.
- Abuso sexual: Coacción para realizar prácticas sexuales, sin su consentimiento.

Estos malos tratos se pueden producir de forma aislada o repetida, según la frecuencia con que tienen lugar; por otro lado, pueden producirse de forma consciente o inconsciente por parte del maltratador/a.

A continuación vamos a enumerar unas características generales que definen el perfil de las víctimas y de los/as agresores/as, esto no exime que se den en otras personas y/o que los/as agresores/as presenten otras características:

 


Perfil de las víctimas:

- Mujeres mayores de 75 años.
- Discapacidades físicas o mentales severas: alzheimer, demencia, parkinson, dificultades motoras o inmovilidad física total.
- Viven con sus familiares.
- Sufren varios episodios de abusos.


Perfil de los/as agresores/as:

- Mujeres de mediana edad.
- Miembro familiar cercano.
- Presentan baja autoestima.
- Se sienten atrapadas por su realidad y sobrepasadas en su rol de cuidadoras.
- Últimamente aparecen casos de hombres como agresores, ya que éstos están empezando a hacerse cargo de sus familiares más próximos.

Las consecuencias a nivel físico, psicológico, emocional y social pueden llegar a ser graves, según el tipo de abuso que se haya producido y el tiempo y frecuencia con que se produjeron:

- Abuso físico: puede producir problemas emocionales y psicológicos.
- Abuso económico: las consecuencias de este tipo de abusos suelen ser aislamiento y escasa vida social, así como llevar a la persona a la ruina o a vivir en unas condiciones muy por debajo de lo que su economía le permitiría.
- Abuso sexual: fragilidad física y mental, aunque este tipo de abusos son los menos frecuentes.

Los abusos a las personas mayores se suelen producir en el ambiente familiar cercano, por parte de las personas que le cuidan diariamente -hijas/os, sobrinas/os, hermanas/os, nietas/os-, o por parte de los/as cuidadores/as de las instituciones en las que residen. Obviamente no podemos generalizar estos hechos, ya que no todas las personas mayores sufren abusos por parte de sus cuidadores/as, desde aquí no queremos crear alarma social respecto a este hecho, pero es cierto que podemos hablar de unos factores de riesgo, ante los cuales podrían darse casos de malos tratos a mayores. Los hemos dividido en factores generales y otros más específicos:


Factores de riesgo generales:

l Deterioro de la relación entre la persona mayor -que progresivamente se vuelve dependiente debido a su estado de salud, edad, soledad, etc.-, y la persona que le cuida, y que no está preparada para hacerlo.

 

 

Factores de riesgo específicos:

- Creciente dependencia de las personas mayores debido a la longevidad.
- Psicopatología de quienes abusan: alcoholismo, enfermedad psiquiátrica.
- Ciertas dinámicas familiares: violencia doméstica, inversión de roles.
- Dificultades físicas, psicológicas, económicas y sociales con que se encuentran los cuidadores de las personas mayores.
- Naturaleza y calidad de la relación entre la persona mayor y el cuidador/a en el entorno doméstico.
En ocasiones los malos tratos se producen porque el cuidador/a se ve sobrepasado en sus funciones. El cuidado de una persona mayor, sobre todo si su deterioro físico y mental es grave, supone una tarea que muy pocas personas pueden afrontar de forma saludable si no cuentan con los apoyos necesarios. Los apoyos que necesitan son tanto a nivel de ayuda en las tareas de cuidador/a, ofreciéndoles apoyo psicológico y emocional, económico e incluso social, ya sea por parte de otros familiares de la persona mayor, o por parte de instituciones o de la administración.

Las tareas principales a las que se enfrenta el/la cuidador/a en su trabajo son, entre otras:

- Darle cariño, tratar de comprenderle, no tenerle en cuenta muchas de sus reacciones porque pueden ser debidas a su deterioro físico o mental.
- Ofrecer cuidados personales, higiénicos, alimentarios. El cuidador/a tiene que estar prácticamente las 24 horas del día pendiente de la persona mayor, atender todas sus necesidades en estos ámbitos. Asearle, vestirle, prepararle y darle todas las comidas, moverle, siempre que sea posible, y si está encamado, encargarse de que no se le produzcan llagas ni escaras, etc.
- Estar pendiente de su salud, deteriorada en muchos casos. Darle la medicación que necesite, acudir con él al médico para revisiones o en casos de urgencia.
- Realizar las tareas domésticas. Aparte de ser cuidador/a, esta persona normalmente también se ocupa de arreglar la casa, tanto la habitación del enfermo, si este está encamado, como la casa en general, por lo que a su tarea de cuidador/a se añade también la de asistenta doméstica.

Todas estas tareas son muchas para que las realice una sola persona, por eso a menudo los/as cuidadores/as se ven sobrepasados en este rol y acaban por desgastarse física y psicológicamente, lo que repercute incluso en su propia salud y en las relaciones con sus propias familias. Si el cuidador/a no recibe apoyo por parte de otras personas en su papel de cuidador, es fácilmente comprensible que acaben produciéndose situaciones de estrés que deriven en algunos comportamientos que podrían ser tildados de malos tratos. En este caso nos referimos a los comportamientos inconscientes, ya que no estamos hablando de que sean comportamientos claramente intencionados de maltrato.

Entre los costes que supone al cuidador/a el hecho de desempeñar su rol, encontramos:

- Consecuencias físicas: Fatiga física, que puede llegar hasta extremos en que sea el propio/a cuidador/a el que desarrolle alguna enfermedad causada por esta fatiga.
- Consecuencias psicológicas: Estrés emocional, al verse superada por la carga de trabajo y porque su tarea continuada deteriora gravemente su estado de salud mental. Depresión.
- Consecuencias sociales: Aislamiento. Es fácil que la persona que se dedica las 24 horas del día al cuidado de un mayor acabe por aislarse, ya que no le queda tiempo material para dedicarse a otra cosa. Sus relaciones familiares y de pareja también se ven seriamente afectadas.
- Consecuencias económicas: Gastos que supone hacerse cargo de una persona mayor, pérdida de oportunidades laborales remuneradas.

Como vemos, son muchos los aspectos que influyen en los malos tratos a personas mayores, y que muchas veces se producen por causa del estrés emocional que deriva del cuidado permanente y sin apoyos de una persona mayor, más cuanto más grave es el deterioro físico y mental de ésta. Por eso, la prevención de los malos tratos a mayores pasa por que estas personas cuenten con apoyos familiares y/o institucionales en su tarea de cuidadores/as, para que esta labor no les produzca tanto desgaste físico y/o psicológico.

También habría que hacer hincapié en los malos tratos por parte de los/as cuidadores/as de las instituciones que tienen a su cargo a personas mayores. En ocasiones, los medios de comunicación se hacen eco de que alguna institución ha maltratado a los mayores que residían en ella, y todos nos preguntamos cómo esto puede suceder. Cómo es posible que en el siglo XXI, haya mayores que vivan en instituciones en unas condiciones prácticamente infrahumanas: en condiciones higiénico-sanitarias penosas, atados de manos y pies para que no se muevan, ateridos de frío o asfixiados de calor, desnutridos y hambrientos, etc., pues aunque esto parezca imposible en nuestros días, sí existen casos. La pregunta que tendríamos que hacernos es por qué los/as cuidadores/as acaban por abandonar a las personas que tienen a su cargo cuando precisamente es su trabajo y están remunerados por hacerlo. Quizá no están preparados para hacerse cargo de ancianos/as, no tienen formación suficiente, no les gusta, se ven saturados de trabajo por falta de personal. Desde luego, una persona que va a dedicar su trabajo a atender y cuidar personas mayores tienen que tener cierta formación en el ámbito de la gerontología, conocer cuáles son las características que definen esta etapa evolutiva, cuáles son las enfermedades más frecuentes, tanto físicas como mentales, las dificultades con las que se van a encontrar, etc.

Desde luego, estamos haciendo referencia a los casos de malos tratos involuntarios o inconscientes, pero también podemos suponer que se den casos de personas y/o instituciones en que estos malos tratos se produzcan de forma consciente y voluntaria, sabiendo que realmente están maltratando a esas personas por las que sienten muy poco respeto y amor. En caso de detectarse malos tratos, la administración, tendrían que entrar a valorarlo y actuar en consecuencia. Por eso, que recordamos la importancia de la coordinación entre los diferentes profesionales, no sólo para prevenir sino también para denunciar y actuar ante una situación de malos tratos, en este caso a mayores, pero también a niños/as y a mujeres.

 

 

 

 

Imagen

Curso a distancia toda España: MEDIADOR-A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS
Y VIOLENCIA DE GENERO 

 


FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion
 

 

 

Imagen
Curso a distancia toda España: EDUCADOR-A FAMILIAR
 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion



Curso a distancia toda España: EDUCADOR-A FAMILIAR: Intervencion con familias en riesgo de exclusion social
 Diploma acreditativo.

El curso está dividido en tres módulos:

Duración: 300 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.
 
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.
 
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.
 

Los alumnos que estén realizando o hayan realizado el curso de Educador Familiar (300 h.),  solamente deben realizar el Módulo 2 y 3. El alumno puede matricularse en los tres módulos a la vez o de uno en uno.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

 

Solicitar mas informacion




Curso a distancia toda España: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR

Duración: 1100 horas.
Titulo propio
Diploma acreditativo.

MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos y calificacion

Los alumnos que realicen el Curso de EDUCADOR FAMILIAR más 4 a elegir entre: Animador de Personas Mayores,  Psicologia para educadores, Mediador Social en prevencion del alcoholismo, Mediador Social en prevencion de drogodependencias, Mediador Social en prevencion de malos tratos y violencia de genero y Mediador en marginacion e inadaptacion social obtendrán, además del Diploma de cada Curso, el título propio de EXPERTO/A EN EDUCACIÓN FAMILIAR.

No es necesario matricularse en todos los cursos a la vez. Puedes hacerlo de uno en uno, a tu propio ritmo. 
 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion
 

 

 

 




imagen animacion servicios educativos y tiempo libre
ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03



Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram



http://animacionservicios.wordpress.com



Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

 

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE - C.I.F. B-36.968.808 - Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662